Un día que merece nuestro respeto

La historia del biodiesel se remonta a 1895, cuando dos visionarios, Rudolf Diesel y Henry Ford, descubrieron en los aceites vegetales un combustible y un camino para el desarrollo industrial.

Después de más de 100 años, la asociación de aceites vegetales con alcohol, en un proceso químico conocido como transesterificación, puede hacer viable el nuevo combustible de origen renovable: el biodiesel.

¡Combustible renovable y limpio que no daña el medio ambiente y tiene importantes funciones sociales y económicas para Brasil y el mundo!

Desarrollo sostenible e inclusión social – una fuerte demostración de esto, ocurre en la región sur de Brasil donde el 40% de los granos utilizados para la producción de biodiesel provienen de la agricultura familiar, atendiendo aproximadamente a 75 mil familias cada año.

Además de ser muy atractivo económicamente, el biodiésel es:

Vector de calidad ambiental;

Emite un 98% menos de CO2 que el aceite, no es tóxico, es cien veces más biodegradable que el gasóleo ordinario.

Contribuye a la reducción del efecto invernadero.

Permite el uso de créditos de carbono vinculados al mecanismo de desarrollo limpio, resultado del Protocolo de Kioto, y el uso de tierras no aptas para la producción de alimentos.

En Brasil, la creación del Programa Nacional de Producción y Uso de Biodiesel (PNPB), en 2004, marca el inicio de la producción y uso de biodiesel en el país.

Lumina felicita a todos los productores brasileños de Biodiesel y se enorgullece de ser parte de este viaje, desde el inicio del proyecto de Biodiesel en Brasil hasta el presente, exportando Glicerina (un subproducto de la producción de Biodiesel).

Síguenos en las redes sociales

VEA TAMBIÉN

vamos juntos

vamos juntos

En este momento de crisis global motivado por la pandemia de COVID 19, estamos en contacto diario con personas de todo el mundo y nos conmueve la forma en que ha afectado a todos, no solo en salud, sino también en lo económico, emocional y en muchos otros frentes. Por...